jueves, 1 de mayo de 2008

Diabetes gestacional, cada dìa más frecuente


(HealthDay News)- El número de mujeres que comienza el embarazo con diabetes tipo 1 o tipo 2 se ha duplicado desde 1999, pero las tasas de diabetes gestacional siguen siendo las mismas, según una investigación reciente.

En algunos grupos de edad los resultados son incluso peores. Investigadores de Kaiser Permanente hallaron que el número de adolescentes que tenía diabetes pregestacional se ha quintuplicado.

"Es importante reconocer que con el incremento de la obesidad y el sobrepeso, más mujeres que nunca antes están iniciando sus años reproductivos con diabetes", dijo la autora del estudio Jean Lawrence, científica investigadora del Centro médico Bellflower de la Kaiser Permanente en Bellflower, California.

También agregó, "tener diabetes durante el embarazo aumenta el riesgo de aborto espontáneo en la primera etapa de gestación y el riesgo de mortinatos más adelante en el embarazo. Además, incrementa las probabilidades de tener un bebé con defectos congénitos, de bebés más grandes y más dificultades para dar a luz".

Los resultados del estudio aparecen en la edición de mayo de Diabetes Care.

Las investigaciones anteriores se habían centrado en el número de mujeres que desarrollaban diabetes durante el embarazo, lo que se conoce como diabetes gestacional, que generalmente desaparece después del parto.

En el nuevo estudio participaron 175,249 mujeres que dieron a luz entre 1999 y 2005, así como mujeres que tenían diabetes tipo 1 y tipo 2. Todas las mujeres del estudio fueron atendidas en uno de los once hospitales de Kaiser Permanente en el sur de California. El cincuenta y dos por ciento de las mujeres eran hispanas, el 26 por ciento blancas, el 11 por ciento de islas del pacífico y asiáticas y el diez por ciento negras, de acuerdo con el estudio.

La diabetes preexistente, la tipo 1 o tipo 2, se detectó en el 1.3 por ciento de todos los embarazos. En 1999, la tasa de diabetes preexistente era de 0.81 por 100 nacimientos; para 2005, ese número pasó a 1.82 por 100 nacimientos.

Sin embargo, durante el periodo de seis años, las tasas de diabetes gestacional permanecieron prácticamente sin cambios. En 1999, 7.5 mujeres por cada 100 nacimientos tenían diabetes gestacional; en 2005 esa cifra era 7.4 mujeres por 100 nacimientos.

Lo que cambió durante el periodo de estudio fue la proporción de diabetes preexistente en comparación con la diabetes gestacional. En 1999, de todos los embarazos afectados por la diabetes, el diez por ciento se debía a la diabetes pregestacional, mientras que el 90 por ciento se debía a la diabetes gestacional. En 2005, el 21 por ciento de las mujeres tenía diabetes pregestacional, en comparación con el 79 por ciento de diabetes gestacional, según el estudio.

Los investigadores también subrayaron algunas diferencias en cuanto a la raza y la edad. Las mujeres negras, hispanas y asiáticas o del pacífico eran más propensas a tener diabetes pregestacional; las adolescentes y las mujeres mayores de 40 experimentaron incrementos espectaculares en sus tasas de diabetes pregestacional. Las madres adolescentes experimentaron un incremento de cinco veces en las tasas de diabetes pregestacional, mientras que las madres mayores de 40 años observaron un incremento de 40 por ciento en la tasa de diabetes pregestacional.

Los expertos culpan gran parte de este incremento a la creciente tendencia al sobrepeso y la obesidad.

"Observamos un incremento en la diabetes tipo 2. Eso se debe al incremento en las tasas de sobrepeso y obesidad. Asimismo, la diabetes tipo 2 se está diagnosticando a edades cada vez más tempranas", dijo Lawrence, que sugirió que las mujeres deben hacer todo lo que puedan por reducir su riesgo de diabetes tipo 2 al seguir una dieta saludable, mantener un peso adecuado y hacer actividad física. Señaló que no existe una forma conocida de prevenir la diabetes tipo 1.

El Dr. Stuart Weiss, endocrinólogo del Centro médico Langone de la Universidad de Nueva York, dijo "me sorprendió que la incidencia de diabetes gestacional no hubiera aumentado".

Para las mujeres que saben que tienen diabetes antes del embarazo, aconsejó Weiss: "Controlen sus niveles de glucosa en sangre de la manera más agresiva posible. El control no será fácil porque hay que seguir una nutrición adecuada y controlar también el azúcar en sangre".

Sin embargo, agregó, intentarlo es crucial, porque podría ayudar a prevenir algunas complicaciones serias asociadas con la diabetes.

Via:http://www.nlm.nih.gov/